15 de junio de 2011

Vacaciones

Tenía ganas de postear algo en mi categoría vintage, donde les cuento sobre mi aburridísima infancia... pero la verdad es que fue un tanto embole...

Bueno ahí va.

Cuestión que todos los años nos íbamos de vacaciones dos veces: en invierno al norte y en verano al sur. Invariablemente, incuestionablemente.
Mi padre siempre tuvo fascinación con las casas rodantes. Tuvo varias. Empezó con la típica casa rodante que se atachea al auto (antes de mi existencia), pasaron a una combi que compró pelada y él mismo construyó los interiores (cama, cocinita, mini-heladera, etc.), luego (para mi gusto la más copada) una Volskwagen Westfalia super linda con todos los muebles y demás de fábrica, mucho más lindos que los hechos-en-casa y por último un motor-home enormísimo que él mismo construyó por meses. Era una mole enorme, y a mí me daba mucha vergüenza. Porque cuando sos chica, y tus amigas son adorables, lo último que querés es una familia fuera de lo normal que te pasa a buscar por la casa de tu amiga en un camión amorfo.
Una familia tipo va todos los veranos a Mar del Plata, siempre en la misma quincena a parar al mismo lugar, a la misma carpa durante años.
Pero mi familia nos llevaba en viajes larguísimos en casa rodante, y por lo general al mismo lugar embole, muy difícil de explicar: todos los inviernos a las Termas de Río Hondo, al camping del ACA, donde pasábamos tardes enteras sumergidos en una pileta de agua termal de 60cm de profundidad, con un grupo de gorditos que iban todos los años con la ilusión de perder de peso gracias a los efectos del agua termal. Señora, créame: es un mito. Vi a los mismos gorditos por años tratando de bajar de peso con aguas termales y no funciona.
Llegar a Río Hondo tomaba unos dos días, con escala invariable en lugares fascinantes como Ojo del Agua, Córdoba, o Venado Tuerto (imposible no pensar en el venado con un solo ojo mirándote fijo). Luego nuestro camping quedaba a las afueras, bastante lejos de Río Hondo (al menos es una ciudad con algo para ver, qué se yo... una represa!) y ahí nos instalábamos por unas dos semanas.
Los baños eran un asquete total, pero nuestra casa rodante tenía baño, así que yo iba poco y nada.
Mi mamá se declaraba en huelga de cocina, así que o mi papá hacía asado o ella tiraba unos Capelletinis en una ollita mínima con salsa de tomate de lata.
Todos los años iban más o menos las mismas familias, y mis papás insistían en que nos integremos con otros chicos... pero mi hermana y yo siempre fuimos muy tímidas, así que la cosa no era fácil.
Un día conocimos a las mellizas Cutró. Dos chicas cordobesas con las que empezamos a salir de paseo por ahí y con las que manteníamos correspondencia postal durante el año.
Las mellizas un años salieron abanderadas, y en algún momento se anotaron en un curso de corti-confección, lo que no tenía ningún sentido. Si eras abanderada, se suponía que no tenías esa cantidad infernal de faltas de ortografía!!
Los veranos íbamos para el sur, así que fuimos a un par de lugares lindos, como Bariloche, Las Grutas, y hasta cruzamos a Chile una vez.
El año que cruzamos a Chile mi padre compró por error un rollo de fotos blanco y negro... y tras descubrir su equivocación decidió que no valía la pena gastar más dinero... así que tenemos una caja llena de fotos bien vintage.
Durante los interminables viajes mi hermana y yo jugábamos a las cartas (ella siempre me hacía trampa), leíamos y dormíamos las siesta. Mis padres tomaban mate (que yo detestaba) y escuchaban los mismos cassettes de toda la vida de mi papá, que nunca se actualizaban. Los bloqueé de mi memoria de tanto que los escuché... pero me acuerdo de un cantante brasileño con una voz muy linda, parecida a Caetano. En loop infinito.
Uno de los últimos viajes que hicimos los cuatro fue a Salta, Jujuy, Tucumán y Córdoba (sí, ya sé que es al revés). Yo estaba entrando en mi adolescencia... me volví fastidiosa y los empecé a odiar. Y mi padre no me tuvo más paciencia y nos empezamos a pelear. Entonces yo decidí que era mi último viaje con ellos, y él decidió que no nos bancaba más y se compró una moto.
A partir de ese momento se dedicó a viajar solo por ahí, en su moto-cross. Fue a Ushuaia, a Iquique, a demás lugares, unas dos veces al año, y sin avisar. Y se hizo costumbre... que un día le comenta a mi mamá: mañana salgo de viaje. Y ahí va, por unas dos semanas, y ahí queda ella, atragantada del disgusto.
Y entonces cuando cumplí 16 se me ocurrió la genial idea de empezar a trabajar. Entonces a mi papá se le ocurrió que podía dar clases particulares de guitarra. Y entonces pusimos un aviso en el Eco de Tandil,  y así conseguí mi primera clienta.
Para fin de ese año, ahorré lo suficiente para irme de viaje sola por primera vez. Todo el tiempo que ahorré, con cada acorde en esa guitarra, me obsesioné con ver ballenas en Península Valdés, y ahí fui, con un grupo de profesores de educación física que organizaban estos viajes juveniles, con todo incluido.
Qué lindo viajar sola!! Vimos ballenas, pingüinos, lobitos, y no me acuerdo si me divertí con la gente que fue conmigo, pero seguro que me encantó.
Cuestión que en San Francisco está lleno de Westfalias, y me traen recuerdos de cuando éramos una familia feliz que iba de viaje a las Termas de Río Hondo y comíamos colaciones en la peatonal.


Y me puse a pensar que desde que tengo más o menos 15 años que me llevo a las patadas con mi padre. Y que por ahí es porque tengo demasiados genes suyos, y no nos damos cuenta. Todo lo que hace me fastidia, y todo lo que yo hago le fastidia.
Y ya no tenemos nada más para decirnos.
Y con los años se puso viejo hinchabolas... y así de la nada te tira unos comentarios horribles, sin ningún tipo de filtro, o te habla sólo del clima en Tandil, y de la cantidad de turistas que van cada fin de semana (lo peor es llamar para Semana Santa - se obsesiona con la cantidad de turistas y con el clima que les tocó!!).
¿Qué le habrá pasado que se volvió tan insufrible? o por ahí siempre fue igual y yo me di cuenta de grande nomás.
Cuando éramos chicas estaba más contento, en general...

hasta intentó enseñarnos a pescar!

Hace mil que no hablamos. Y la última vez que me hizo un comentario punzante* lo mandé tan lejos... y se asustó. Y así estamos. Y este domingo me parece que no llamo un pomo.


*"y este paquetazo cuándo va a aprender a hablar castellano? le cuesta el intelecto, no?"

11 comentarios:

  1. Ay Juli, me hiciste acordar a mis vacaciones en familia, invariablemente a Necochea en verano, y viajando en auto (que siempre tenía problemas en la ruta y tardábamos un Perú) con una heladerita en el medio del asiento de atras para que mi hermana y yo "no pelearamos".
    Y las primeras vacaciones sola!!!! son lo más!!!!

    Respecto a tu padre, a mí me pasa lo mismo que nos parecemos mucho y por eso chocamos, pero lo llevamos bastante bien diría yo, je! Lo que es totalmente cierto es que con la edad se ponen cada vez más hincha bolas....

    ResponderEliminar
  2. Los padres nunca son lo que una imagina. Cuando crecés, inevitablemente ves toda la miseria que han acumulado a lo largo de su vida. Y en mi caso, la que hace más comentarios similares al de tu viejo es mi mamá. Un castigo!
    En mi caso, tengo el contacto mínimo e indispensable. And I'm fine with it.

    ResponderEliminar
  3. @Celi: Necochea!!! lo que sería ese viaje tan largo... y con lo ventoso que puede ser! Un verano mi mamá insistió en que fuéramos a la playa... terminamos en Necochea por 3 días en el camping del ACA. Tanto viento nos tocó que una olita me arrolló por varios minutos y me terminó mordiendo un cangrejo - tuve que sacudir la pierna para sacármelo con toda la malla corrida, un papelón.
    @Ana: es todo un tema... me daría muchísima tristeza si me pasa a mí, como madre.

    ResponderEliminar
  4. Jajaj... el camping del ACA de las termas!!! Doy fe de que queda en laloma delort' ... en el "centro" tenés mucho movimiento en las vacaciones de invierno, y millones de negocios con chucherías.

    Con respecto a las relaciones familiares, en mi caso con el tiempo han mejorado y mucho, bah con mi papá siempre me llevé de 10, pero se ha dado así, creo que no hay que forzar nada si no hay onda.

    ResponderEliminar
  5. Divino el comentario de tu viejo!

    A mí me pasa lo mismo con los míos: no sé ni cómo comunicarme con ellos, porque somos tan pero tan diferentes.

    Ser hija única es totalmente otra experiencia. No recuerdo viajes familiares de ese tipo, para nada. Sí recuerdo salidas a Carmel o lugares así un sábado o domingo. O a Santa Rosa a ver a los abuelos y tíos. Me lo pasaba leyendo de ida y de vuelta, todo el camino, cosa que siempre me reclamaban, porque estaba perdiendo el paisaje.

    Y siento que a mi edad ya debería hacer más intento de llevarme bien con ellos. Es un tema pendiente para mí!

    ResponderEliminar
  6. A veces pienso que ellos deberían hacer el intento... y a veces no me dan ganas de intentar cuando sé la mala onda que me tiran cada vez que les doy una oportunidad... todo les parece mal, mis decisiones de vida les parecen mal, mis amistades, mi trabajo... soy un tremendo error!! pero es cierto que me da pena que tengamos tan poco diálogo :/

    ResponderEliminar
  7. recién leo el comentario punzante, no lo había visto.. todavía no supera que te hayas ido a EEUU

    ResponderEliminar
  8. Es momento de decirlo: Tu viejo es un amargado, un patriarca y un garca con vos, y me alegro que lo hayas mandado a freir churros con su comentario de una buena vez. Bravo Chuchin !

    ResponderEliminar
  9. Hola Juli! Buscando relatos de viajes para planear mi próximo destino de vacaciones di con tu relato y me siento identificado con tu familia! Amo la vida de camping y las casas rodantes! empece con las incómodas carpas Canadienses y sus caños de aluminio, de allí las mas modernas tipo iglú, después un trailer carpa, luego con una casilla de tiro y después el motorhome de 12 metros de largo (todo un departamento) tengo 47 años mi señora y 2 hijas de 11 y 13 años y también me ""gustaba"" instalarme en tranquilos lugares solitarios y fuera de lo convencional, pero en mi caso, tuve que abandonar este tipo de vacaciones al nacer mis hijas lo que me llevo a vender mi querido motorhome por falta de uso ya que mi señora no quiso salir mas con las nenas en el. Ahora cuando salimos alquilamos alguna cabaña y siempre cerca de alguna ciudad con un buen centro comercial, y como condición primordial a pedido de las niñas, la cabaña, habitación u hotel que paremos, tiene que contar con WI-FI o al menos una conección lo mas cerca posible!. Realmente me preocupo por llevar una buena relación con mis hijas y debo admitir que he tenido algún encontronazo con la mayor, pero así y todo considero que llevamos una buena relación padre he hija, no se que pasará dentro de unos años ya que voy por el camino de tu padre (nos vamos poniendo viejos gruñones), hace un año también me compre la moto y cada tanto me alejo solo pero por un día, no se me ocurriría dejar a mis mujercitas solas por 2 semanas como cuentas que lo hacía tu padre.
    Igualmente en las últimas salidas de vacaciones en familia noté que mis hijas ya no están a gusto con nosotros y procuramos no salir mas de una semana o solo salir mi señora y yo solos! Actualmente estoy por volver a comprar una pequeña casa rodante pero solo para nosotros 2 ya que lo mencione en familia y las niñas me gritaron al unísono "yo ni loca voy en esa cosa, que baño tienen esas casitas" en cambio mi señora si tiene ganas de volver a la vida de camping. De todos modos no quisiera llegar a tener una mala relación con mis hijas y mucho menos llegar a tratarnos mal! en mi caso me dolería mucho y mas aún que se alejen a otros países lejanos por esas circunstancias! si lo hacen por su buen porvenir todo bien, pero no para alejarse de sus padres! Esta es mi opinión en este caso y por lo que veo el único comentario hecho por un hombre y padre de hijas mujeres! Lamento tu mala relación pare he hija y los desafortunados comentarios de tu padre! Un saludo desde Córdoba Argentina....

    ResponderEliminar
  10. Hola Horacio! muchas gracias por tu comentario...! qué tema difícil. Por un lado pienso que ponemos muchísima expectativa en la familia... los hijos en lo que los padres deberían ser y los padres en lo que quisieran que sean sus hijos... y en muchos casos no se da tal cual como esperamos. Me parece genial que te compres la casa rodante y salgas de nuevo con tu sra.. recuperar los momentos de uds, volver a enamorarse y disfrutar de las vacaciones. Tus hijas seguro van a disfrutar un respirito saludable :)
    Yo creo que lo importante es que mantengan un buen diálogo, con respeto y amor. Lamentablemente no tuve eso... y por eso me terminé alejando. En algún momento volveremos a hablar mejor, pero por ahora necesito respirar un poco y hacer un poco mi camino. Y por más que me haga la que no llamo ni escribo... la realidad es que él no llama ni escribe... ni siquiera para mis cumpleaños y desde hace bastantes años. Sigo tratando de descifrar el tema, y la verdad que es mucho más sencillo cuando no pienso tanto y disfruto de mi marido, mis amigos y las cosas simples que me hacen felices :)
    muchos saludos!

    ResponderEliminar

Commenteate algo:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails