21 de febrero de 2014

Comida para bebés: Lasagna de carne, espinaca y ricota

Lasgna es un plato relativamente sencillo, que se puede llenar de ingredientes muy nutritivos, se puede freezar lo más bien y es bien blandita, ideal para chiquitos sin dientes (o con uno o dos).

Mi versión es súper simplificada, para madres-sin-mucho-tiempo-para-cocinar. Hice una fuente pequeña, para tamaño normal duplicar los ingredientes.

Ingredientes:

Salsa roja:
  • Salsa de tomates, aproximadamente 700 gramos. Por lo general hago una enorme cantidad de salsa cada tanto, y la guardo en el freezer. Si estás re fiaca o no tenés nada de tiempo, podés usar salsa comprada.
  • Medio paquete de espinaca congelada (aproximadamente 300 gramos)
  • 1/4 kilo de carne picada
Salsa Blanca: (bechamel falsa)
  • Leche, aproximadamente una taza y media
  • Almidón de maíz, una cucharada sopera o dos
  • Nuez moscada, sal y pimienta

Relleno:

  • Ricota, unos 125 gramos
  • Buena cantidad de queso en hebras
  • 1 huevo
  • Orégano fresco (o perejil fresco) picadito
Fideos de lasagna listos para horno (de los que no hay que hervir previamente).

Preparación:

Para la salsa roja, puse a calentar mi salsa de tomates, y una vez que rompió el hervor agregué la espinaca (congelada) y la carne picada. Cociné unos minutos hasta que la carne se cocinó bien.

Mi salsa blanca es una pavada, pero hay que prestar atención a un par de detalles. Primero separás un cuarto de taza de leche fría en una tacita y le agregás la maicena. Revolvés hasta que se disuelva y no tenga grumos. Mientras, poné a hervir el resto de la leche. Una vez que hierve, le agregás la mezcla de leche fría con maicena de a poco mientras revolvés todo el tiempo con cuchara de madera a fuego medio. Una vez que espesa, retirás del fuego y agregás nuez moscada, sal y pimienta.

El relleno de ricota lo mezcás en un bowl y lo tenés listo para armar una de las capas.

Es importante intercalar los fideos de lasagna con las salsas: una arriba, otra abajo, y teniendo en cuenta que los fideos queden en contacto con las salsas, así se cocinan bien en el horno.
En este caso, como hice una fuente chica, armé una sola capa de ricota (y recordá que mezclé la espinaca con la salsa, y evité otro paso más de armar una capa de espinaca) y me llevó en total unas 4 capas. A lo último cubrís bien con salsa y queso rallado.

Cubrís la fuente de horno con papel de aluminio y horneás a fuego medio por unos 45 minutos, o hasta que insertando un cuchillo notes que los fideos estén bien cocidos. 
Aunque te guste la pasta al dente... para bebés recomiendo que la cocines un poco más, así queda bien blandita.

Una vez sacada del horno (comimos...) y con el resto esperé a que se enfríe, la corté en cuadrados pequeños y mandé al freezer todo bien etiquetado. Descongelar uno de estos cubitos me tomó 2 minutos en máximo en el microondas.

Otras variaciones:

  • Jamón y queso
  • Berenjenas
  • Brócoli
  • Arvejas
  • Coliflor
  • Zanahorias
  • Zapallitos

Bon Appétit!







2 comentarios:

  1. No la tenía esa de cocinar la espinaca en la salsa! Jaja gracias por simplificarnos las cosas a las que no nos gusta cocinar! Beso. Ger

    ResponderEliminar

Commenteate algo:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails