5 de marzo de 2014

Resfríos, otitis y 1 año

Mi pollito cayó con un flor de resfrío que derivó en una otitis y antibióticos y muchos días encerrados en casa. Poco apetito, vómitos y lluvia, pero con muy buen humor.
La semana que viene cumple un año. Un año!!!
Todavía no tiene dientes (y hace más o menos 7 meses que le están por salir, ya ni me fijo), gatea como loca rapidísimo, se para y trepa todo lo que esté a su alcance: sillones, su mamá, los otros bebés en la guardería (una madre se me quejó!!), chiches varios, su papá, bolsos, ositos, libros.
Cambiarle un pañal es toda una odisea, porque no logra quedarse quieta, ella tiene que salir a gatear ahí mismo, arriba del cambiador, con el traste al aire todo poporeteado y yo persiguiéndola con las toallitas húmedas. Lo mismo para bañarse. Ve la bañera y se tiene que tirar de cabeza. Con pañal y todo.
Se nota que entiende todo lo que le digo, responde a su nombre, viene cuando la llamo, saluda con la manito a todos los vecinos, en el supermercado, en el parque, cuando llega su papá de trabajar, e incluso a la enfermera que tan inconvenientemente le quiso tomar la temperatura cuando ella estaba a punto de tirarse de cabeza de la camilla.
En la guardería me dicen que nunca vieron un nivel de curiosidad tan grande, que es muy independiente, muy movediza y come de todo.
Hoy por primera vez lloró al llegar a la guardería y la tuve que dejar - las maestras me dijeron que si me quedaba era peor, que ya se va a acostumbrar. Me partió el corazón - llora muy poquito, y cuando llora me da la sensación de que va en serio! Pero todavía me acuerdo de llorar al llegar al jardín... es normal.

Me voy a buscarla!

Yo no fui

Nope. No hay dientes en esa boquita.

Yo puedo comer solita, sí, sí

Buscando a Nemo

1 comentario:

Commenteate algo:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails